lunes, 3 de marzo de 2008

TREVOR BARLOTH (st kilda 01)

Hacía más de treinta años que el sr.Barloth, como cada anochecer, cogía su peculiar cándil de cobre y se dirigía , por el camino de los acantilados, a su pequeño faro.Siempre la misma rutina, sin descanso, con paso firme y seguro recorría el peculiar trayecto como antes hicieran su padre y su abuelo. Aquella tarde algo distrajo su atención fuera del camino.Aquella tarde la luz del faro no alumbro la costa.

No hay comentarios: